jueves, 22 de octubre de 2015

#LaRonda36: El precio de la cerveza en los bares.


 Tras haberme saltado la ronda anterior, ocupado que anda uno entre unas cosas y otras, toca de nuevo aportar lo opinión personal sobre algún tema referente a nuestra querida cerveza. En esta ocasión le toca proponer tema al compañero Adrián de Cerveza Rudimentaria, y la cuestión a debatir es el precio a pagar en los bares de nuestro entorno, tema interesante y que se puede acometer por varias vertientes según he podido leer por la blogosfera.

Yendo al grano, he de confesar que uno no es muy dado a alternar por los establecimientos hosteleros, los años que no pasan en balde y los hábitos cuasi ermitaños que he ido adquiriendo me privan de disfrutar del ambiente de los bares. A pesar de mis solitarias costumbres, de vez en cuando suelo compartir los placeres de una buena cerveza en compañía de diversos acompañantes. Para ubicarnos me estoy referiendo a pequeñas localidades de la costa vasca, donde los "artesanales" elixires brillan por su ausencia.

Debido a esa escasez de oferta en los pueblos colindantes, cuando mis ojos descubren con asombro la existencia de algún ejemplar que puedo considerar "bebible", tengo por costumbre solicitar ese extraño "objeto de deseo" ante el asombro de la mayoría, y puedo confirmar que los precios no me parecen desorbitados teniendo en cuenta las cifras que se estilan por la zona.

Rara ver me han cobrado una "birra" local más de 3 euros, si la comparamos con el "engendro" industrial que ronda los 2 euros, me parece un precio más que aceptable. Lo que sí me parece es que el relación servicio/producto es algo más desajustado, y me explico: tengo la sensación de que los pequeños hosteleros de pueblos con un mercado muy cerrado y limitado, tienen cervezas "artesanales" en sus neveras por moda, desconocen que producto están vendiendo, es algo pintoresco, decorativo.

La mayoría de las veces, no saben que vaso corresponde al estilo, la temperatura idónea, la manera correcta de almacenarla, que variedad de cerveza están vendiendo..., en definitiva, la tienen por que hace bonito y por que le han comentado que es el último grito. Esto tiene como consecuencia, que te encuentras con cerveza a punto de caducar, con defectos por almacenarla en pésimas condiciones, que te la "vuelcan" en cualquier tipo de recipiente, o te la sirven directamente en la botella, y entonces lo que en la factura te parecía barato, ya no te lo parece tanto...

He visto, y no me lo estoy inventando, deschapar una botella por error y volver a poner la chapa y a la nevera, cervezas a pleno sol, servir en grifos en condiciones "dudosas".... Por aquí, he de confesar que en muchos locales se "maltrata" a la "niña" de nuestros ojos, y aunque los precios son moderados comparando con las grandes urbes, el producto final dispensado deja mucho que desear, por lo que pagar tres euros por una consumición de aleatorias condiciones, me parece tirar el dinero por el fregadero.

Se evidencia que no existe una "cultura" cervecera, no hay interés en el tema, y se tiene algún que otro "espécimen" más por postureo, que por verdadera vocación de comercializar un producto de calidad. Si lo comparamos con el vino, la diferencia es abismal, en cualquier "tasca" se ofrecen más de una docena de referencia de distintas denominaciones, con sus "climatizadores" para mantener la temperatura óptima y cobrando 2 euros la copa, el consumo es mayoritario y todo hijo de vecino tiene su bodega favorita.

Para finalizar, conocía un pequeño local donde el dueño era un aficionado a la birra y tenía una docena de referencias interesantes, ejemplares alemanes, algunas Samuel Smith, recetas belgas, a unos precios que rondaban entre los 3-4 euros, la verdad mimaba el producto y era una gozada tomar una birra y  hablar sobre cerveza, hasta que un buen día entré y cual fue mi sorpresa al ver que el estante de las botellas predilectas estaba vacío, al preguntar la causa de tal ausencia, me comento que tomó la decisión de no realizar más pedidos ya que la mitad de las cervezas las tenía que retirar por que se le caducaban.

Resumiendo, mi opinión personal sobre el tema, es que no me importa pagar algo mças siempre y cuando lo que se me ofrece cumpla mis expectativas y pueda disfrutar de una buena cerveza, aunque tenga que rascarme el bolsillo, casi siempre el precio de las cosas es relativo y son muchos los factores que influyen en su valoración.

Hasta la siguiente...

3 comentarios:

  1. Bueno, los precios que mencionas son aceptables, nada que ver con lo que se ha dicho por ahí de Madrid... Coincido con tu reflexión final y creo que cualquier precio es o no es caro dependiendo de quien lo mire... En la satisfacción y no en el coste está el caro/barato...

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy mucho de salir, por lo que suelo estar dispuesto a hacer un esfuerzo en el desembolso económico si lo que se me ofrece tiene un valor añadido...

      Aunque el coste se alto, si el servicio merece la pena, la satisfacción suele estar garantizada...

      Un saludo.

      Eliminar
  2. IMAGINO QUE EL DIA QUE VOLVISTE A LA TABERNA Y VISTE LA ESTANTERÍA VACIA HUBIERAS PAGADO 7 U 8 EUROS POR UNA PINTA BUENA, JEJEJEJE. EN ZONAS FUERA DE LAS GRANDES CIUDADES ES UN MUNDO APARTE, CREO YO. MENDIGAR UNA BUENA CERVEZA HACE QUE TE REPLANTEES EL TEMA. YO COMO TU SOY MAS DE CASITA Y TAL. A VER SI QUEDAMOS UN DIA EN EL CERVECERO DE LAS ROZAS Y NOS TOMAMOS " UNAS GORDAS"
    SALUDOS MIGUEL!!
    PD- ¿PUEDES TU QUEDAR EN LAS ROZAS POR LA MAÑANA? POR CONOCERNOS ;D

    ResponderEliminar